martes, 3 de septiembre de 2013

To be a good mom, do I need to learn to duel?

Navengando por la red he encontrado este singular y un tanto gracioso artículo en una página de padres en la que una madre expresa su preocupación  porque su hijo juega Yu-Gi-Oh!. Os lo he traducido xD

Aquí la dirección original:


Mi hijo se pasea por la casa hablando otro idioma, no entiendo una palabra de lo que dice, y más aún, ¡es que me da igual! Me encantaba cuando sus maestros de preescolar le estaban enseñando español. Fue divertido cuando en la clase de preescolar aprendió a contar en mandarín. Pero lo que está hablando ahora lo odio,lo odio, lo odio!

 Es Yu-Gi-Oh! Y suena así: "Impresionante ¿Sabes que el Double Dragon de ojos azules, tiene 6000 puntos de defensa y si lo uso con una carta trampa, puede enviar cualquier Gyroid o Jetroid al cementerio si se juega bocaarriba después de que mi oponente juega la carta de mágica explosiva del mecanismo antiguo? "

¿Eh? Yo lo miro y él está con los ojos desorbitados por la excitación. Pasea por la sala, arrastrando los pies sobre una gruesa capa  de cartas, sólo una de las muchas que tiene. Yu-Gi-Oh! Incluso odio el nombre. Nunca me acuerdo cómo se deletrea Yu-Gi-Oh!. Son 40 cartas por $ 14.99 y cada paquete adquirido sólo aumenta la necesidad de tener más cartas:  ".¡Genial conseguí el Azotador de Cadena pero ahora necesito la carta mágica explosiva del mecanismo antiguo para activarlo" Yu-Gi-Oh! son cartas de monstruos futuristas que atacan y destruyen otras cartas de aspecto violento. La impresión en la parte inferior de cada carta es tan increíblemente pequeña que necesito un microscopio  de la NASA  para leer las instrucciones de activación-efecto. Y luego, cuando finalmente las leo a mi hijo, suenan como si hubieran sido escritos originalmente en japonés, traducido al swahili, convertido al albanés y finalmente traducidas al Inglés ...por un niño de 7 años de edad. "Sacrificando esta carta hasta el final de este turno, cualquier daño de efecto infligido al controlador de esta carta es cero." Yu-Gi-Oh! mantiene mi hijo encerrado en su habitación durante horas, murmurando "destruir, cementerio, fuerzas oscuras". Cuando le pregunto si quiere jugar al Monopoly, Scrabble o Frisbee, dice, "Oh, mamá, ¿No quieres jugar un duelo Yu-Gi-Oh! conmigo?"

Yo quería que hiciera yoga conmigo. Yo quería que hiciera acrobacias. Quiero que vaya al teatro, escuchar música, tomar largas caminatas en Muir Woods, trepar a los árboles, montar al carrusel. Tengo miedo de que se convierta en un  pálido y flaco muchacho raro que tropieza torpemente en las conversaciones con los compañeros de clase y se golpea en los postes de teléfono, porque siempre está mirando hacia abajo a sus cartas de Yu-Gi-Oh!.

Yo no quiero jugar! No estoy interesada. No me importa. No he renunciado a arrastrarlo a museos y conciertos y zonas de juegos para niños, pero ¿Significa eso que tengo que participar en sus intereses, también? Para ser una buena madre, tengo que aprender a jugar un duelo?

Bueno ahí acaba el post, es una chorrada pero me ha hecho gracia xD
Así que ya sabéis a ser buenos con mamá que se preocupa cuando...

¡¡¡Destruir, cementerio, fuerzas oscuras!!!

Un saludo Adán.

6 comentarios:

  1. Mi madre no debería asustarse, solo me oye decir "Gatito, Brujita, Gelato, Tiramisu, Shuffle, THIS CARD DOES NOT TARGET" :3

    Lo que deberia asustarle es el dinero que me dejo en cartas xD

    ResponderEliminar
  2. La mía sí me decía eso del dinero, y luego le dije: Mama! tranquila, dejo las cartas y me paso a las drogas. Y así es como me convertí en jugador de YuGi jajajaja

    ResponderEliminar
  3. La mía también me esta diciendo ahora eso del dinero. Todavía no la tengo acostumbrada a eso de gastar dinero por una carta xD

    ResponderEliminar
  4. Leí el artículo en Pojo y es cuanto menos interesante ¿Llorar o reír? xD

    ResponderEliminar